Cena en la casa de Sócrates

Los sabios antiguos no eran fáciles de hallar

En su reportaje en Suite101 sobre los Sueños, cómo se interpretan, Eduardo Daniel Melgar nos cuenta una historieta de una cena en la casa de Sócrates.  En sus palabras:

Los méritos hacen la humildad

“Los sabios antiguos no eran fáciles de hallar, nadie sabía dónde vivían ni con quién. Cuenta Juan Bergua, eminente traductor español y comentarista de documentos antiguos que cuando Sócrates llevó a unos amigos filósofos a la casa, su esposa llamada Xantipa, les echó una palangana de agua encima, para que “los vagos” se retiraran. Es que las personas no comprenden fácilmente el interés por las cosas no palpables, pero son los primeros en hacer las colas cuando existe un prestigio o fama que antecede a las ilusiones y posibles engaños.”